Blog

Antes de comenzar hay que profundizar entre la diferencia de servicios que otorga una institución financiera y un banco. 

Las instituciones financieras abarcan servicios de aseguradoras, afianzadoras, arrendadoras, casas de bolsa y administración de fondos de inversión. Algunas de estas instituciones ponen a tu disposición algunos productos que bien ya conoces como: 

  • Ahorros y aportaciones
  • Seguros
  • Financiamientos
  • Asistencia técnica a asociados 
  • Capacitaciones y asesorías.

Por otro lado, los bancos otorgan una variedad de créditos a personas físicas y morales con actividad empresarial, préstamos hipotecarios, financiamiento automotriz entre otros, a tasas de intereses más accesibles.

¿Qué tienes que hacer para solicitar alguno de estos servicios? 

Analicemos un poco qué es lo que hacen los bancos antes de aprobar un préstamo de cualquier tipo: ellos suelen investigar más sobre tus movimientos, perfil, historial crediticio, los bienes con los que cuentas, entre otros factores decisivos que pueden ser necesarios para saber si brindarte el servicio o no. 

Es justo que nosotros hagamos lo mismo. Para ello hay organismos regulatorios como el Buró de Entidades Financieras (BEF) que en conjunto con la CONDUSEF publican el total de sanciones administrativas que las instituciones financieras reciben, cuánto deben pagar por esas multas y las causas por las cuales se les ha impuesto la sanción, así como si atienden de forma estricta los registros ante la misma. 

Tomando en cuenta estos organismos y los servicios que podrías contratar te recomendamos tomar en cuenta las siguientes indicaciones para que elijas una institución financiera que se acomode a tus necesidades:

1.- Compara tus opciones de instituciones y bancos

2.- Revisa bien tu contrato antes de firmarlo, los anexos, las obligaciones, etc

3.- Todo lo que tu asesor financiero te diga sobre el servicio que vas a contratar debe estar escrito en el contrato, asegúrate de preguntarle todas tus dudas, y en caso de ser necesario quién le dará seguimiento a tu servicio

4.- Revisa periódicamente tus estados de cuenta, para informarte de posibles modificaciones en el servicio que contrataste

5.- Nunca proporciones tus datos personales a alguna persona o empresa que no comprueben pertenecer a una Institución Financiera

Te sugerimos también no solo aplicar esta serie de recomendaciones en caso de contratar un servicio financiero, sino también en cualquier otro producto que pudieras llegar a necesitar para que te asegures de estar pagando solo lo que tu contrato te indica. 

Yuhu se encuentra respaldado por la CONDUSEF y el BEF para que te sientas seguro al pedir cualquiera de nuestros servicios. Solicita asesoría por alguien de nuestro equipo y recibe la mejor atención personalizada.