fbpx

Blog

En la política y economía existe el dicho “divide y vencerás” que se refería a la ruptura entre las congregaciones más grandes de poder para restar energía a las mismas y así vencerlos.

Pero en este port de finanzas personales te decimos cómo puedes usar las finanzas entre dos para vencer los pagos.

Si tienes pareja (ya sea espos@ o novi@), resulta difícil dividir los gastos y existen acciones que pueden ayudarles a llevar una mejor vida financiera.

¿EN QUÉ ETAPA ESTÁN?

Muchas personas creen que el hombre es el que lleva los gastos, incluso desde que una pareja comienza a salir. En las citas, es común pensar que el hombre paga, pero a la larga esto puede generar conflictos económicos, ya que muchas veces el presupuesto de la parte masculina no sostiene estos gastos.

Cuando ya se hacen una pareja formal, se deben establecer algunas reglas financieras. ¿El que invita paga?, ¿nos dividimos la cuenta?, ¿cuánto pongo yo y cuánto pones tú?,

Establecer estos paradigmas desde un inicio sirve para establecer presupuestos en un futuro.

¿CÓMO VA SU COMUNICACIÓN?

La parte más importante es la comunicación, siempre es difícil hablar de dinero, pero en caso de que estés en una relación formal o informal, es primordial que la plática de las finanzas se tenga desde un inicio.

Ya en un relación formal (casados o viviendo juntos), es esencial que cada cierto tiempo tengan una “junta financiera” para hablar sobre ingresos y gastos.

¿CUÁNTO GASTAN?

Los gastos, juntos o divididos, deben estar registrados. Así que tomen un día y hora al mes para verificar los ingresos y egresos. No se trata de una auditoría para saber quién gasta más, es una manera de conocer lo que tienen y en qué se lo gasta cada quien, para eventualmente formar un presupuesto.

Si viven juntos, esta junta mensual es primordial para conocer los gastos fijos, por ejemplo la luz, agua, gas, teléfono, despensa o los personales como el celular o servicios extra como Spotify o Netflix.

Todo cuenta, la gasolina, alimentos, salidas, compras como ropa o zapatos, transporte, etc.

¿CÓMO LO PAGAMOS?

¿Cuáles pagos hace uno y cuáles el otro? ¿Dividirán el presupuesto entre dos? Todas estas tareas y objetivos deben definirse desde la primera junta financiera y mantenerse constante, a menos que haya un cambio en los ingresos y sea necesario ajustarlo.

¿Y AHORA QUÉ?

Luego de haber establecidos gastos, ingresos, presupuesto y un plan podrán crear una estrategia para ahorrar.

Este dinero que queda separado de su presupuesto les sirve para emergencias o a la larga para realizar una inversión en algo que necesiten.

Incluso pueden fijar una meta monetaria para viajes, comprar un auto, una casa o simplemente tener ahorros para el retiro.

Es importante también que definan cómo separarían el dinero en caso de que haya una ruptura.