fbpx

Blog

La mayoría habla del ahorro como un medio para obtener una cantidad de dinero a largo plazo, sin embargo existe otra posibilidad: la inversión.

La elección entre cada uno debe hacerse dependiendo de su situación financiera y sus metas.

Es importante que primero conozcas la definición de cada uno de estos conceptos:

Ahorrar

Implica acumular una cantidad de dinero de forma gradual. Esto quiere decir que separas una parte de tus ingresos y vas juntando poco a poco.

Normalmente esto lo llevas a cabo cuando quieres algo en específico a corto plazo como: un viaje, una salida, comprar un carro

Y a largo plazo para tener un “colchón” en caso de que se presente una emergencia o para el retiro.

Características:

-Se tiene la capacidad para guardar una cantidad constante de manera periódica.
-Tener claro un objetivo
-Conocer nuestros gastos e ingresos
-Definir el tiempo en el que se ahorrará una cantidad fija
-Tener un sistema en el que ese dinero desaparezca (domiciliación, cuenta de ahorro sin posibilidad de sacarlo antes de tiempo, guardarlo con alguien de confianza)

Invertir

Esto es separar una cantidad de tus ingresos para hacerlas crecer en un activo a largo plazo.

Este activo puede ser una propiedad, acciones, empresa o sociedad.

Esto es cuando, por ejemplo, compras un automóvil, lo usas para una plataforma móvil de transporte (Uber, Didi, Cabify…) y obtienes ganancias de esta adquisición.

Características:

-Es valiosa, útil e importante
-Genera ingresos
-Obtienes rendimiento monetario

Así que la decisión depende de tus metas a corto, mediano y largo plazo, así como de tus ingresos, bienes y conocimientos financieros.