fbpx

Blog

La pandemia nos alejó de nuestros lugares de trabajo, por lo que en ocasiones es más difícil comunicarse.

Para ello están las juntas por videollamada que pueden ser la solución para mantener en contacto con los miembros del equipo.

Sin embargo, estas reuniones digitales pueden llegar a causar resaca después de que terminan e incluso provocar estrés si se tienen muchas juntas en un solo día.

Por eso recopilamos algunos consejos de Entrepreneur para que te recuperes después de muchas reuniones digitales.

1. Menos juntas, más tiempo

Lo más recomendable antes de agendar una reunión por videollamada es realmente considerar si es necesaria.

Muchas veces el problema o tema que se quiere tratar puede resolverse con un correo o mensaje.

En caso de que la junta se deba llevar a cabo, procura agregar solo a las personas que requieran estar ahí y que se tengan puntos definidos,

Con esto garantizas que si se había dicho que la junta duraría 30 minutos, ese sea el tiempo real en el que estén conectados.

2. Un sumario para ti

Después de tener una junta que convocaste es importante hacer un brief para reconocer las áreas a mejorar.

Toma en cuenta el objetivo inicial y cuestiona si se solucionó el problema o el tema principal, anota los compromisos que se hicieron.

Da seguimiento a los acuerdos y determina si se llevaron a cabo.

En caso de que la junta tuviera muchos participantes, es el momento de reconocer a quienes hablan más e identificar a los que se quedan callados.

3. Libre de juntas

Asigna un horario en el que no agendes ninguna junta, esto te ayudará a organizar mejor tu tiempo y tener más espacio para acabar con tus tareas diarias.

De lo contrario, si los miembros de tu equipo tienen “juntitis”, terminarás llenando tu agenda con reuniones y eso detendrás tus actividades diarias.

4. Tómate un tiempo

Una cosa es liberar tu agenda de juntas y otra es darte un espacio para ti.

Relájate durante 10 o 15 minutos haciendo algo que te guste para despejar un poco tu mente del trabajo.

Esto te ayudará a calmar tu ritmo laboral y enfocarte en situaciones externas, despejando tu mente para que puedan entrar nuevas ideas.

Además es útil si te levantas de tu lugar y caminas un poco, te estiras o vas por un vaso de agua.

5. Actívate

Procura tener rutinas de ejercicios para antes o después del trabajo.

Las endorfinas te ayudarán a recuperarte de un día de estrés o tensiones y además le hace muy bien a tu cuerpo de manera física y mental.