fbpx

Blog

Hay muchos mitos que rondan el tema de tener listo un testamento en caso de que algo ocurra y la mayoría son negativos.

Esta percepción negativa muchas veces se centra en la muerte, sin embargo, el problema con no dejar un testamento le causa más problemas a los vivos.

Todos hemos visto las bromas sobre los tíos que se pelean por la herencia de la familia en las fiestas.

De acuerdo con una entrevista hecha en 2019 para Forbes del notario Roberto Garzón Jiménez, solo una de cada 20 personas mayores de 16 años tiene testamento.

Y si se toma en cuenta que el trámite cuesta de 500 a tres mil pesos dependiendo de la entidad federativa en la que te encuentres.

Pero, ¿cuánto le costaría a tus seres queridos la falta de este documento?

Además de las peleas o conflictos que se puedan generar por algún bien, el proceso de “sucesión de bienes” es largo y costoso.

Hay cuatro etapas en este trámite:

1) Se nombran a los herederos y el albacea que es la persona que se encarga de administrar los bienes.

2) Se hace un inventario y valoración de todos los bienes.

3) Proceso de administración.

4) Por último se realiza la partición de bienes.

Para el procedimiento de una demanda notarial se necesitan alrededor de 20 mil pesos y dura alrededor de un mes en el mejor de los casos.

Mientras que una demanda jurídica requiere un abogado de lo familiar, por lo que el costo y el tiempo aumenta.

Cuando se realiza un inventario de bienes, el abogado cobra entre 20 y 40 por ciento, además el trámite puede durar hasta seis meses.

También hay que tener en cuenta que se paga un impuesto por terrenos, casas u oficinas que se deberá cumplir por parte del heredero dependiendo del valor del inmueble.

Y si la persona que falleció murió intestada, y se logra la adjudicación de un inmueble después del juicio, esto también requiere un pago.

El trámite se paga en el Registro Público de la Propiedad por un costo desde el 6 por ciento del valor del inmueble y puede cambiar según el caso.

Existe diferentes modalidades:

  • Público Cerrado: el testamento o el sobre que lo contenga deberá estar cerrado y sellado.
  • Público Simplificado: en la misma escritura de adquisición de un inmueble destinado o para vivienda, se establece a los herederos.
  • Ológrafo: escrito de puño y letra del testador. ¡Cuidado! su efecto y alcance no se validará si no están depositados ante una autoridad competente.
  • Especiales: pueden ser privados y se realizan cuando el testador padece una enfermedad grave que no le permita acudir ante el Notario Público o no haya notario en la población.

Por eso, para prevenir en un futuro un mayor costo por este trámite, debes adelantar este proceso y hacerlo antes de que sea muy tarde para tus seres queridos.