fbpx

Blog

En una empresa, la motivación es de suma importancia para aumentar la productividad en los colaboradores.

Para lograrlo muchas compañías hacen uso de incentivos como bonos o recompensas que se traduzcan en mejores resultados.

Según el libro “1001 Formas de Recompensar a los Empleados”, escrito por Bob Nelson hay dos tipos de recompensas:

  1. Informales

Pueden ser correos de agradecimiento por su esfuerzo o reconocimiento como Colaborador del mes

2. Formales

Estas son derivadas de un plan que se concreta en los niveles altos de la empresa para transmitirla a los colaboradores.

Pueden ser puntos que se acumulen y se reciba un obsequio de acuerdo al puntaje.

Además, el autor enlista tres pautas para los reconocimientos:

Adecuar la recompensa a la persona

Los colaboradores tienen necesidades diferentes, por eso debes conocer su situación personal para poder adecuar la recompensa.

Ajustar la recompensa a lo logrado

Tomando en cuenta el logro, puedes diferenciar si el incentivo debe ser formal o informal.

Oportuno y específico

El incentivo debe ser otorgado al momento en que el logro se realiza, de esta forma tiene mayor impacto en la motivación.

Con incentivos o recompensas puedes aumentar la productividad de los colaboradores, ya que estos están ligados a una meta.

Trata de ofrecer obsequios como tarjetas de regalos o bonos para fomentar mejor desempeño y mejores resultados.