fbpx

Blog

La educación financiera para tener una buena relación con el dinero, entender bien cómo manejar las finanzas y sobre todo saber afrontar situaciones de crisis son claves imprescindibles en la vida.

Por eso queremos compartirte una serie de consejos que te servirán para poder aplicarlos en tu vida diaria y construir una mejor situación económica. 

1.- Sé consciente de tus circunstancias.

-Ten claro el momento en el que estás y al lugar a dónde quieres llegar. Puedes lograr esto haciendo una radiografía honesta de tu situación actual: tanto personal, como familiar. 

-La clave es que tus deseos y tus ingresos estén equilibrados, así que o debes elevar tus ingresos al nivel de tus deseos o bajar tu estilo de vida al nivel de tus ingresos.

2.- Elabora un plan que te permita construir tu estabilidad económica. 

-Como todo proyecto, debes trazar un plan claro y definido para alcanzar tu estabilidad. Pon objetivos por áreas a corto, mediano y largo plazo en trabajo, salud, educación y bienes a los que aspiras.

3.- Diseña, escribe y pon en práctica tu plan. 

-Evita creer que basta con pensar tu plan y guardarlo en tu mente, porque corres el riesgo de olvidar aspectos fundamentales de tu plan y con frecuencia te  verás cambiando objetivos y mezclando prioridades. 

-Escribe tu plan: objetivos, formas de lograrlos y tiempos a invertir.

4.- Regla de oro: tus egresos siempre deben ser menores a tus ingresos.

-Debes diferenciar claramente cuáles son los bienes o servicios realmente necesarios y cuáles son caprichos (y el costo que estos implican). 

-No compres artículos con altas tasas de interés sólo porque no tienes dinero suficiente para pagar de contado. Pagar a meses te obliga a dar mucho más por el valor de lo que adquieres.

5.- Controla tu dinero.

-Los descuadres financieros no se dan por gastos fijos, como arriendo o servicios, sino por compra innecesarias, pagos altos de intereses o gastos imprevistos. 

-Debes aprender a manejar los gastos que no están previstos en tu presupuesto. 

-Recuerda tener un ahorro para esos contratiempos inesperados o de ser necesario un seguro.

6.- Disciplina, una cualidad fundamental. 

-Además de trazar un plan y conocer las reglas, debes poner mucha disciplina y voluntad a tu propósito.

-Durante las primeras semanas o meses es posible que sigas tu plan al pie de la letra, sin embargo también es posible que empieces a caer en viejas costumbres. 

Ante este panorama, recuerda que los objetivos que te has trazado son más importantes que las satisfacciones pasajeras.

7.- Mejora tus ingresos. 

-Aprende cosas nuevas, mantente actualizado para el trabajo en el que te desempeñas y busca la manera de aumentar tus ingresos, ya sea en tu trabajo actual o en otra empresa que te ofrezca mejores oportunidades.

8.- Ahorrar, otra clave imprescindible. 

Al dominar el concepto de gastar menos de lo que ganas, puedes comenzar a ahorrar dinero, ya que es una de las tácticas más importantes. 

Aunque sea poco lo que puedas ahorrar, esto debe convertirse en un hábito, porque no sólo será útil para imprevistos, sino para invertir en oportunidades de negocio. 

Finalmente, recuerda que la estabilidad económica debe ser un objetivo, pero más allá, un medio para lograr propósitos y sueños.