fbpx

Blog

En 2020 los jóvenes nacidos entre 1980 y 1996 constituyen más de un tercio de la fuerza del trabajo y en 2025 serán el 75% de los trabajadores en el mundo, por lo que es relevante saber que los motiva, qué les preocupa y qué es lo que buscan en un trabajo.

Hace algunos años todavía parecía normal que una persona trabajara en una sola empresa toda su vida, sin embargo con los millennials, esta visión dio un giro de 180 grados, ya que en la actualidad los jóvenes cambian de trabajo con mucha frecuencia que hasta es extraño cuando alguno permanece más de dos años en una misma compañía. 

Así que, ¿cuál es la razón de este cambio continuo y qué pueden hacer las empresas para atraer al talento más joven? 

El choque generacional dentro de las grandes organizaciones puede llevar al millennial a no sentirse lo suficientemente valorado, a comparación de las generaciones anteriores o los Baby Boomers, quienes todavía tienen la idea de que los logros se consiguen con mucho esfuerzo y años de experiencia.

Por eso, queremos mostrarte las 5 cosas que los millennials valoran más a la hora de elegir un trabajo. 

Esto podrá ayudarte a saber cómo motivar y empoderar al talento más joven para colaborar en tu empresa.

1.- Formación y desarrollo profesional: 

La firma internacional de auditoría y consultoría PricewaterhouseCoopers (PWC) realizó un estudio para establecer cuáles son los beneficios laborales más importantes, por lo que en primer lugar resaltó la formación y el desarrollo profesional, ya que esta generación busca un trabajo donde se les brinde capacitaciones y actualizaciones académicas constantes para mantenerse al día con las últimas tendencias de su profesión.

2.- Horario laboral flexible:

Este beneficio es de suma importancia para ellos, ya que en el estudio realizado se deduce que los millennials quieren establecer un equilibrio entre su vida laboral, personal y familiar por lo que no quieren descuidar ninguno de estos aspectos. Buscan empresas que les permitan elegir horarios flexibles y que puedan adoptar de vez en cuando el home office como una política laboral.

3. Bonificaciones:  

Los millennials buscan reconocimiento por su esfuerzo o sus logros en el trabajo y, aunque no piensan únicamente en el dinero, también quieren otro tipo de beneficios económicos como la asistencia para adquirir vivienda, planes de pensiones, automóviles, aumentos en el salario, créditos de estudio y prestaciones mayores a las de la ley. Aunque no piensen solo en el dinero, es evidente que estas son algunas de sus prioridades a la hora de elegir una compañía para trabajar.

4. Un mentor antes que un jefe: 

El esquema jerárquico tradicional, caracterizado por un liderazgo vertical en forma de embudo, se está quedando obsoleto. Las nuevas generaciones demandan un nuevo modelo de liderazgo más cercano, empático y humilde, cuya función sea más de acompañamiento o inspiración que de imposición.

Los jóvenes de hoy quieren sentirse escuchados, valorados, y con confianza para abordar los retos que su empresa les ponga por delante, y eso implica contar con líderes-mentores que confíen en ellos y les den espacio y recorrido para aprender, equivocarse y avanzar.

5. El salario emocional gana a la remuneración económica: 

Para los millennials, el salario económico no lo es todo. Además de una oferta retributiva atractiva, los jóvenes de esta generación están interesados en incorporarse a una empresa que les ofrezca un buen ambiente de trabajo, proyectos estimulantes, y, por qué no, una amplia oferta de beneficios sociales y de iniciativas de cuidado y bienestar.

Hemos de tener en cuenta que los millennials son una generación marcada por dos crisis; la económica de 2008, que les afectó en su propio desembarco laboral, y la actual generada por el Covid-19, que les está frenando su propio desarrollo profesional. Son conscientes que, en un mercado laboral precario e inestable, existen muchos intangibles que hacen decantar la balanza hacia un empleador u otro.

Los resultados de la investigación son indiscutibles, las organizaciones deben empezar a diseñar e implementar políticas encaminadas a ofrecer beneficios, no necesariamente económicos, para sus colaboradores. 

Si los líderes no adoptan estrategias efectivas para atraer, contratar y retener a los millennials, van a perder una gran oportunidad de ganar en competencias de innovación, agilidad y flexibilidad, lo cual reducirá notablemente su competitividad en el mercado.