Blog

Como todos sabemos el 2020 fue un año atípico y complejo en muchos aspectos. El detonante fue una pandemia mundial que afectó al sector económico y de la mano a la dinámica social. 

Pero ahora hay que dedicar nuestra atención al 2021, un año que arrastrará muchos de los efectos, pero todavía tenemos tiempo de prepararnos y anticiparnos, por eso en Yuhu.mx queremos compartirte una lista de consejos para hacer frente al 2021 para que continúes trabajando por tus propósitos

Debemos tener claro que no podemos utilizar la pandemia como un pretexto para la “inacción” ya que esto habla de que estamos perdiendo nuestra individualidad y nuestra autonomía como seres humanos. Dejarnos deprimir por el panorama es dejar de asumir nuestra responsabilidad con nosotros mismos y con los demás. 

No podemos esperar a que el cambio llegue del exterior y nos mantenemos preocupados y no ocupados, es más probable que nos gane la desesperación y que hasta pongamos en riesgo nuestra salud mental.

Para replantearnos las metas que no se alcanzaron en el 2020, es necesario tener en cuenta algunas consideraciones:

1-Sé objetivo al valorar la realidad. Acepta que hay incertidumbre sobre ciertas cosas y con base en la experiencia del 2020, toma en cuenta la posibilidad de imprevistos al replantearte las metas.

2-Sé flexible. Si este año no lograste cumplir tus metas, eso no implica que no puedas retomarlas o que las puedas cumplir más adelante, pero no necesariamente se debe renunciar a ellas.

3-Enfócate en lo que quieres traer a tu vida y no en lo que quieres evitar.

4-Establece prioridades, identificando necesidades e intereses, pero adecuándose al contexto actual.

5-Decide si aún están vigentes los intereses o las motivaciones para esas metas o si han cambiado de alguna manera, de nuevo se debe ser flexibles y creativos para adecuarlas a la nueva realidad.

6-Plantea las metas a corto, mediano y largo plazo. Enfócate en lo más inmediato. Lo ideal es que esas metas sean alcanzables para generar confianza y estimularte a seguir adelante y, de ser posible, que sean metas que te abran camino a las de mediano y largo plazo.

7-Valora el proceso y no la meta final. Esto te ayudará a cuestionarte ¿qué cosa pequeña puedo hacer hoy que me ayude al alcanzar mi meta? 

8-Reconoce de manera objetiva qué se puede controlar o gestionar y qué cosas no. Eso depende únicamente de ti.

No olvides que iniciar positivamente un año nuevo depende de nosotros para mantener a flote los proyectos que tenemos, pero tampoco te culpes, toma en cuenta el panorama en el que estamos y aún así continúa trabajando por hacer realidad tus sueños.